domingo, 24 de junio de 2012

¿Y si me compro un piso y después no puedo pagarlo?


Pues a pesar del miedo que se tiene no pasa absolutamente nada. ¿O es que pasa algo cuando vas a una tienda a comprar un pantalón y no puedes pagarlo? ¿Y si te compras un coche y no puedes pagarlo?

La diferencia es el precio, pero fuera de eso, pasa exactamente igual. Si no puedes pagar el pantalón pues el dependiente te lo quita de las manos y te dice que vuelvas cuando tengas dinero y con el piso pues pasa algo parecido. El banco te quitaría el piso y ya está, con la premisa de que tú, ante la imposibilidad de pagar las cuotas de la hipoteca,  siempre habrás podido venderlo antes para recuperar el dinero pagado hasta la fecha. Después, te tendrás que ir de alquiler, que te costará incluso menos de lo que estabas pagando de hipoteca, y la vida seguirá.

No hay que asustarse ante los imponderables, hay que buscar soluciones para hacer que la vida siga aunque de diferente manera o para intentar recuperar el camino que habíamos perdido.
Yo perdí mi piso, no pude venderlo y me lo embargaron dejándonos en la calle, pero además de eso, perdí mi empresa y mis ingresos mensuales. Era autónomo y no tenía prestación del paro. Pero no nos bloqueamos mi mujer y yo quedándonos sentados en un banco a esperar que pasara el chaparrón. Nos levantamos y fuimos en busca de un nuevo paraguas que nos permitiera poder aguantar la tormenta y salir de ella lo más rápidamente posible.

¡No tengas tanto miedo!  Si quieres comprarte un piso y tienes los mínimos medios, cómpratelo y no pienses cosas que no tienen por qué suceder y que el 99% de las veces no suceden, porque si es así también podrías pensar que los cimientos no son sólidos y se va a hundir, que un avión se va a estrellar sobre él, o que te lo van a robar el día menos pensado.

Procura seguir tu camino e ir construyendo tu futuro y tu futuro te premiará con lo que habías soñado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...