viernes, 12 de julio de 2013

¿A qué estás esperando?

En algunas charlas con jóvenes observo con sorpresa que la mayoría está esperando a que ese ansiado puesto de trabajo le venga del cielo sin hacer o haciendo muy poco por conseguirlo. Sin embargo, la mayoría denota cierta desesperación e intranquilidad que le debería impulsar a emprender algún tipo de acción que le facilitase el camino hacia ese empleo.

En este artículo te planteo una serie de preguntas y principalmente una que deberás hacerte a ti mismo con un marcado énfasis: ¿Qué narices quiero y cómo lo voy a conseguir? Quieres un empleo. Ya, eso lo sabemos. ¿Cual empleo? ¿Y cómo vas a conseguirlo? Porque estar esperando a que alguien te llame o se acuerde de ti, creo que no es un plan encaminado al éxito.

¿Piensas que ahora hay demasiada gente buscando trabajo y es mejor esperar? Lo de esperar no funciona. Esto no es como el autobús que llega más tarde o más temprano. Esto es más bien como cuando se rompe una tubería. ¿Esperarías a ver si se arregla sola mientras el agua corre por toda la casa? Pues aquí se te está escapando por la tubería el tiempo y las reservas de tu supervivencia. ¿Cuánto vas a esperar para reparar esa tubería que está dejando marchar tu presente y no te permite solucionar tu futuro?

Lo de la crisis lo escuchamos todos los días y esperar hasta que pase creo que  no es la solución, porque lo mismo no puedes esperar tanto. Deja de esperar y empieza a vender las naranjas antes de que se pongan pochas. Tienes que empezar a venderte ya, ¿a qué esperas? Si eres capaz de vender unas naranjas, ¿por qué no te vendes a ti mismo? Diles a las empresas que eres el mejor producto que pueden comprar y si no, monta tu propia tienda o tu propio negocio.

¿Qué te hace diferente? Vende tus cualidades, tus conocimientos, tus habilidades, tus dones especiales o vende naranjas, pero no esperes más por favor. Nadie te va a sacar del barranco, porque entre otras cosas, nadie sabe que te has caído. Vas a tener que subir tu solito y para ello tendrás que pensar cómo y poner todo tu empeño en conseguirlo.

Véndete, pero véndete bien. La diferenciación del producto determina su precio final. ¿Y qué eres más que un producto? ¿Por qué no haces por diferenciarte para convertirte en un bien que todos deseen adquirir? Aquel que todo comprador desea¿Qué pone en tu etiqueta? Si no puedes ser el mejor, tendrás que parecerlo.

En este artículo de Andréz Pérez Ortega explica que la búsqueda de trabajo requiere un nuevo formato para explotar tus conocimientos, tus cualidades o tus experiencias. ¡Eso es lo que tienes que vender!

¿A qué estás esperando? Esperar no tiene ningún sentido porque entre otras cosas ¿sabes cuánto tiempo será esa espera? Y si después de estar esperando lo que llega tampoco te gusta, ¿no crees que no merece la pena perder el tiempo? El tiempo es dinero, el tiempo son oportunidades, el presente, el día de hoy, es el que construye el futuro. No esperes a mañana porque mañana puede que el tren ya haya pasado. 

Conocerás mi historia a lo largo de los artículos de éste blog. Que mi historia y la experiencia vivida, sirva para decirte que no se puede esperar, que no hay que esperar las oportunidades sino ir a buscarlas, que hay que pararse a pensar para establecer un objetivo, que hay que emprender las acciones pertinentes para llegar a conseguirlo,  que no hay que ponerse limitaciones, que no hay que desfallecer, que toda semilla da su fruto, que hay que confiar en uno mismo, que para llegar a la cima se encuentran obstáculos pero siempre quedan detrás y que el éxito está en tus manos.


video

Recuerda, puedes recibir cada nuevo artículo que se publique siguiéndome por email, haciéndote seguidor por cualquier red social o suscribiéndote por feeds.

Y si te gusta éste blog o éste artículo, ¿por qué no clickeas en alguno de los botones de más abajo? Muchas gracias.


2 comentarios:

  1. Eso que comentas esta muy bién, y es cierto que a veces pecamos de mucho quejarnos y de poco movernos. Soy una chica de 24 años, acabé la licenciatura en 2012, me fuí en ese mismo verano a aprender alemán a Belín del cual ya dispongo de un nivel elemental y ahora sigo estudiando un grado superior de administración, con eso quiero decirte que me gusta formarme porque todo eso me ayuda a crecer en la vida, a buscar alternativas, me encanta tener la mente activa y aprender mucho. Tengo experiencia de comercial y otros trabajos e intento ser positiva en la búsqueda de trabajo, y creeme, después de insistir e insistir llega un punto que ya no sabes como venderte, que no quieres rendirte pero se te quitan las ganas porque nadie, ni haciendo grandes esfuerzos, reconoce tus cualidades. Y es cierto que no puedes esperar que te caigan del cielo pero es difícil cuando ni la situación económica ni la situación familiar te juegan a favor. Sé que la actitud juega un papel muy importante, y por eso ahora quiero formarme una base solida de conocimientos de coaching, PNL, Desarrollo personal etc para salir en el mercado con paso firme. Me ayudan mucho tus entradas y no perderé la esperanza pero a veces se te hace demasiado cuesta arriba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema no es fácil, pero es como cuando uno quiere subir a una montaña y va poco a poco superando dificultades hasta que llega. No hay que desfallecer (te lo digo por experiencia), uno tiene que confiar en sí mismo, en sus fuerzas, en sus cualidades y dirigirse a ese objetivo, planificando su ruta (como en un viaje) y siendo disciplinado todos los días, aprovechando el tiempo y siendo diferente ante las empresas. El futuro se construye en el presente. Es duro, no es fácil, pero uno tiene que mantener la ilusión, el entusiasmo y sonreír al mundo para que el mundo te sonría. Un puzzle de 3000 piezas no se construye en un día, pero si uno es constante y va marcándose su "ruta", su estrategia, al final queda construido. Toda semilla, da su fruto. Pero no esperes manzanas sin has plantado peras. Para que tu vida cambie, tú tienes que cambiar primero. No esperes resultados diferentes, si sigues haciendo lo mismo. Haz un currículum diferente, aporta otros valores, ves preparada a las entrevistas, conoce a las empresas, sonríe, sé optimista, confía en ti misma y vende tus servicios, tu formación, tus cualidades y experiencia como si fueras el mejor vino, la mejor cerveza, la tarta más exquisita jamás probada. La empresa quiere comprar algo diferente.
      Lo vas a conseguir, yo me lo creo, pero eres tú la que te lo tienes que creer.
      Un saludo Marta

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...