lunes, 11 de noviembre de 2013

El tiempo es oro, es tu inversión de futuro ¿Tú en qué lo inviertes?

El tiempo es nuestro mayor activo. El tiempo es oro. El tiempo es dinero. ¿Por qué no cuantificamos el tiempo? Tal vez porque tenemos mucho, porque es gratis, porque cada uno tiene el suyo... Solo las personas que reciben sus incentivos por la productividad y rendimiento de su tiempo, saben que el tiempo es dinero. Pregúntale a un mecánico qué prima recibe si una reparación no se hace en el tiempo estipulado por el fabricante. O al constructor que se ha pasado de plazo y se le aplica una penalización. O a un piloto de carreras si la vuelta más rápida suya la ha realizado en mayor tiempo que otro piloto. Pues a algunos de vosotros os pasa lo mismo, salís tan tarde de la parrilla de salida, que muchos otros os adelantan en esa búsqueda de empleo, en ese camino hacia vuestros objetivos o vuestro futuro.

Escuchas a muchos decir que no tienen tiempo para nada y cuando te comentan su día a día, al final ves que no hacen nada productivo y que las horas se les van entre las manos porque no se han planificado y han pensado en que tenían que hacer muchas cosas sin ponerse a la acción, o por el contrario han revoloteado en muchos sitios sin sacar provecho a ese tiempo mal invertido que no ha estado centrado en nada. Es como el camarero que entra y sale de la cocina muchas veces pero los platos siguen sin salir, las mesas sin recoger y los clientes sin atender. Dirá que ha trabajado mucho y que está muy cansado pero, ¿ha sido productivo su tiempo invertido?

El tiempo hay que planificarlo. Sí así es, igual que el dinero, que uno aparta tal o cual cantidad para los diferentes pagos mensuales. Igual que cuando vas de viaje,  que organizas el mismo y planificas los días y los lugares a visitar para aprovecharlo y que te cunda más.

Sí, es eso que estás pensando, hay que marcarse horarios para que el día sea provechoso. Hay que establecer una disciplina. Esto es obligatorio sobre todo cuando uno no tiene una rutina establecida y organizada. Y con eso no quiero decir que no destines un tiempo para el ocio y la diversión. Ya sé que te gustaría hacer lo que te diera la gana al cabo del día (a todos nos gustaría), igual que te gustaría gastar el dinero en cualquier capricho, pero el tiempo es dinero y hay que administrarlo incluso mejor, porque sin tiempo ¿para qué quieres el dinero? Todo lo que inviertas en tiempo, lo estarás invirtiendo en tu futuro, en ese futuro maravilloso que deseas. Y ten en cuenta que cuanto más inviertas en tiempo, más tiempo tendrás, porque al haberlo administrado bien incluso te sobrará para tus diversiones y tu ocio. Igual que el dinero, cuanto mejor lo administras y mejor lo inviertes, más dinero tienes.

¿Cómo aprovechas los 1440 minutos que te regalan cada día? ¿En qué los inviertes? Para invertir el dinero, miramos la rentabilidad de los bonos, de los fondos, de las letras del tesoro, de la vivienda, de las acciones pero.., ¿en qué invertimos nuestro tiempo?

Lo que no genera ninguna rentabilidad es quedarse sentado viendo la TV, estar acostado todo el día, pasar las horas con la Wii o perder el tiempo whatsappeando con el móvil y enviando vídeos y chistes.

El tiempo es dinero. El tiempo es el mejor activo. ¿En dónde inviertes tu tiempo? ¿En dónde inviertes esos 1440 minutos que te regalan cada día?

Invierte tu tiempo en la familia. Ganarás cariño, amor, felicidad, te sentirás mejor y llevarás alegría a los demás, haciendo crecer tu corazón llenando tu día de sonrisas.

Invierte tu tiempo en escuchar. Será una fuente de información gratuita. Ganarás amigos. Serás el más rico. La información es poder y te hará ir por delante de muchos.

Invierte tu tiempo en conocerte. Sabrás hasta dónde llegan tus posibilidades, tus cualidades, tus dones, tus valores, tu capacidad. Afrontarás mejor cualquier situación y te darás cuenta que puedes llegar allá donde te propongas.

Invierte tu tiempo en formación. El conocimiento es un valor que te abrirá las puertas que te permitirán mejorar tus acciones y decisiones.

Invierte tu tiempo en hacer bien tu trabajo. Estarás satisfecho contigo mismo, crearás confianza y prestigio a tu alrededor. Ten en cuenta que si tu trabajo lo haces mal, siempre irá en contra de ti y tendrás que volver a repetirlo y perderás un tiempo que podrías emplear en otras cosas.

Invierte tu tiempo en pensar. Ganarás en creatividad, serás más resolutivo, comprenderás aquello que no entendías, te indicará el camino a seguir, cometerás menos errores.

Invierte tu tiempo en cultura. Lee, visita museos, conoce las ciudades, las costumbres, el porqué de las cosas. Ampliarás notablemente tus conocimientos y dispondrás de una enciclopedia personal que irá contigo a todas partes.

Invierte tu tiempo en sembrar. Porque toda semilla da su fruto. Cualquier acción que se emprende genera unos resultados que siempre dependerán de la semilla que se ha plantado.

Invierte tu tiempo en salud. A parte de comer bien y equilibradamente, haz ejercicio, muévete, haz deporte, anda, corre, coge la bicicleta. No hace falta ser un profesional, pero ten en cuenta que toda máquina que no se engrasa se agarrota y deja de funcionar. ¿Y que máquina es mejor y más importante que nuestro propio cuerpo para mantenerla en forma?

Invierte tu tiempo en voluntariados o simplemente en ayudar al de enfrente. Aprenderás a valorar todo lo que tú tienes y otros ni siquiera lo conocen. Te llenarás de satisfacción personal. Recibirás gratitud sin pretenderlo. Dejarás una huella en el mundo que quedará grabada para siempre allá donde vayas.

En definitiva, invierte el tiempo en construir tu destino. Diseña bien tu currículum, sé diferente y plantéate estas preguntas: ¿Quién soy, qué quiero y cómo lo voy a conseguir? Si no dedicas tiempo a aclarar tus interrogantes, si no tienes tus objetivos claros ¿cómo vas a conseguirlos?

Todas estas inversiones son las que reportan unos maravillosos intereses que, multiplicados por días y por años, generan una riqueza impensable. Acuérdate de lo que es el interés compuesto que podríamos aplicar perfectamente al tiempo y ponlo en práctica.

Alguno pensará ahora que con elegir aquello en lo que más le gustaría invertir su tiempo, basta. "Elijo invertir mi tiempo en hacer deporte y dedico todo mi tiempo a ello". Pero no, eso no es así. Para tener una rentabilidad asegurada y que tengamos muchos frutos, debemos plantar muchas y diferentes semillas. Hay que diversificar.

Esto es como en el instituto o en la universidad. Uno no emplea todo el tiempo en aprender matemáticas, sino que cada fracción de tiempo la dedica a una asignatura. ¡Ahí está nuestra planificación! El tiempo necesita planificación, horarios, disciplina, una buena inversión diversificada para obtener los mejores beneficios.

El tiempo es oro, el tiempo es dinero, el tiempo es el mayor activo. Pero no te asustes, no te estoy proponiendo que las 24 horas diarias estén perfectamente cubiertas y ocupadas, pero sí que hagas una buena gestión del tiempo y no lo desaproveches. No te olvides de invertirlo bien porque servirá para construir tu destino, para construir ese futuro que deseas, para conseguir tus objetivos disfrutando de la rentabilidad de una inversión bien hecha. Recuerda que el tiempo no se recupera y que siempre te saldrá caro haberlo perdido. No lo malgastes nunca.

Este es un trailer de la película In Time, donde precisamente el tiempo es la moneda de cambio y lo que verdaderamente le hace a uno rico.




Recuerda, puedes recibir cada nuevo artículo que se publique siguiéndome por email, haciéndote seguidor por cualquier red social o suscribiéndote por feeds

Y si te gusta este blog o este articulo, ¿por qué no clickeas en alguno de los botones de más abajo? Así podrás hacerlo llegar a más gente. Muchas gracias 




4 comentarios:

  1. Estoy completamente de acuerdo con este artículo. Lo más apreciado que tenemos es el tiempo, el tiempo en estar con nosotros mismos, en estar con nuestra familia, en hacer lo que más nos gusta. La vida no sólo es trabajo, hay que pensar en nosotros mismos y quienes nos rodean.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que estás ahí Beatriz. Me alegro que tengas "tiempo" de leer mis artículos. Gracias

      Eliminar
  2. Tu artículo me parece demoledor, sólo añadiría un punto: "Hazte una lista de con quién has invertido tu tiempo a lo largo del día". Y califica a esas personas según vean el vaso medio lleno (te cuentan buenas noticias) o medio vacío (te cuentan malas noticias). Si hay más de los últimos, será muy difícil para tí verlo medio lleno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la puntualización y totalmente de acuerdo con la misma. No solamente es enriquecedor invertir tu tiempo con aquellos que generan buenas noticias, sino también aportar nuestro punto de vista optimista a todos aquellos con los que nos cruzamos y solo ven las sombras cuando el sol es radiante.
      Un saludo

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...