sábado, 11 de mayo de 2013

¿Qué piensas ver desde abajo?

"Érase una vez, una semilla que cayó en la tierra y sus raíces empezaron  a desarrollarse poco a poco hasta que la pequeña planta se asomó a la vida. Pero desde allí, desde esa altura, no podía ver casi nada y no se conformaba con esa vista, debería crecer más si quería saber lo que era la vida y cual era su misión en ella. Sus ramas eran muy pequeñitas y deberían crecer mucho más para que se llenasen de frutos y para que a su vez, el viento pudiera transportar más semillas hacia todos los rincones del mundo..."

Ahora intentad responder a  estas preguntas:
¿Creéis que un manzano se puede conformar quedándose en una pequeña planta, siendo un simple arbolito o dando una sola manzana? ¿Que cualquier árbol frutal nace para dar un solo fruto? Es inimaginable ¿verdad? ¿Y por qué nosotros creemos que ya hemos cumplido siendo solamente una pequeña planta en el mundo? ¿Por qué no queremos comprometernos a construir un rascacielos y levantamos solo "tres ladrillos" y una humilde casa?

No nos quedemos en la mediocridad conformándonos con ver el mundo desde abajo y sin impregnarlo de la ilusión y el entusiasmo para hacer que crezca. Debemos buscar que nuestras ramas lleguen lo más alto, nuestras flores den el mejor aroma y compartir nuestros frutos con todos para crear un mundo mejor, y para ello debemos construir rascacielos a nuestro alrededor y poner todos los ladrillos necesarios.

Nos os conforméis con el simple aprobado, hay que aspirar al sobresaliente como el alpinista aspira a llegar a lo más alto de la cima. No os conforméis con la excusa de que no podéis, ya que nunca podréis clavar un clavo si no cogéis ni el clavo ni el martillo. El que no lo intenta no consigue nada. Nos os conforméis con el no soy capaz; tenemos capacidades ilimitadas que están esperando que las utilicemos. Nos os conforméis con el que lo hagan otros. Si queremos un mundo mejor, no podemos esperar  a que sean los demás los que nos lo cambien porque posiblemente ellos construyan su mundo, no el nuestro.

No tengáis miedo de sobresalir, ni impidáis que vuestras ramas sean las más altas, vuestras flores las más hermosas y vuestros frutos abundantes. Hemos nacido para crecer y llegar lo más alto posible, para crear, para producir y no para quedarnos acomodados viendo como se mueve el mundo y no poniendo nuestra semilla en el mismo. Tenemos la obligación de prosperar y dar lo mejor de nosotros, porque solamente así recibiremos la riqueza que está preparada para cada uno, que no es otra que la recompensa a nuestro esfuerzo, la recompensa a poner nuestros dones y capacidades al servicio de todos, dando mil y una manzanas.

Todos debemos aspirar a ser ricos y los mejores en cada cosa poniendo el empeño en ello, así como destinar nuestra imaginación y nuestro esfuerzo en crecer, en cumplir con nuestras obligaciones de la mejor manera posible, en sacar nuevos y mejores productos al mercado, en crear riqueza, en crear empleo, en crear bienestar, en procurar un buen ambiente laboral, un salario justo, la deseada conciliación laboral y familiar, en hacer prosperar las empresas para que cada uno pueda sentirse orgulloso de su propio trabajo.

Cuanto más hayas crecido, más frutos podrás dar. No hace falta tener, hace falta querer. Solamente si la semilla se esparce, la cosecha será más grande. Si quieres abundancia para ti, crea abundancia para los demás.

¿Qué opináis? Atreveos, dad vuestra opinión y haced vuestro comentario o vuestra sugerencia.

Recuerda, puedes recibir cada nuevo artículo que se publique siguiéndome por email, haciéndote seguidor por cualquier red social o suscribiéndote por feeds.

2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho esta entrada, qué bien escribes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me legro que te guste Ana. Muchas gracias por tu comentario.
      Un saludo

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...