Aquí está la felicidad

Este año pasado, en junio del 2012, se casó nuestra hija mayor, siendo un día de los más felices que disfrutamos todos, en donde la sonrisa de los novios y la de cada uno de los invitados, estuvo presente durante cada una de las horas de ese maravilloso día. A pesar de lo llorón que soy, puesto que me emociono fácilmente siendo una persona de lágrima fácil, ese día me mantuve fuerte sintiendo la emoción y la felicidad en mi interior, sin dar rienda suelta al fluido descontrolado de gotas acumuladas en mi ojos.

Hace tres meses, otra nueva alegría, se casó el segundo de nuestros hijos. Otra la vez la emoción y la alegría que he sentido en mi corazón, solo la puede entender un padre que ve como todos esos años dedicados a sus hijos, aportando mil y un mensajes, consejos y recomendaciones que parecían caer en saco roto, tienen su respuesta, el fruto de la siembra, viendo y sintiéndote orgulloso porque han crecido enfrentándose al mundo con fuerza, tomando la valiente decisión de formar una familia y apostar por el matrimonio.

Vosotros chavales, los que leéis este blog, seguramente no termináis de comprender el porqué de estas líneas, viendo muy lejano el tener una pareja, hijos y demás responsabilidades ligadas a ello, pero pienso que solamente así podréis daros cuenta del sentimiento "escondido" que pueden tener vuestros padres y que ahora, con vuestra juventud y con vuestra impaciencia no lo apreciáis, pudiendo aseguraros que a pesar de los muchos errores que cometemos, no teniendo ninguna licenciatura en paternidad, ponemos nuestro empeño y esfuerzo día a día para aportaros los principales valores que van a premiar vuestro futuro.

Dos de nuestros hijos se han casado y hemos sentido una tremenda felicidad por ellos, pero también por nosotros como gran familia y por lo que representa ante los ojos de los demás el irradiar esa alegría y compartirla con todos. ¡Enhorabuena chicos!


En un artículo anterior hablaba del casarse y hablando de mi experiencia tengo que decir que volvería hacerlo, que hemos llorado, que hemos reído, que hemos jugado y que sigo queriendo a mi mujer igual o más que antes. Que quiero a mis hijos y espero que ellos sean al menos igual de felices que hemos sido nosotros. Y por ello mi consejo para todos es que "solamente se consigue la felicidad haciendo feliz a quien tienes enfrente".


Pero esto no acaba aquí. Ahora, la felicidad de las felicidades, hace unos días hemos sido abuelos. No se puede explicar la sensación, al igual que cuando se tiene un hijo, pero os puedo asegurar que es una explosión de felicidad abrazar a un bebé que es el fruto de quien también fue tu bebé. Son situaciones por las que hay que pasar para sentir uno mismo lo que intenta explicarnos el que ya ha pasado por ello. Simplemente hay que vivirlo para saber lo que se siente en nuestro interior.

Me siento tremendamente feliz y me encanta compartirlo con todo el mundo, porque la felicidad existe y está en esas pequeñas cosas que tienes a tu lado y que muchas veces no aprecias. Que las llamamos "pequeñas cosas" pero que son las más grandes, las más importantes y las más valiosas, porque son las que te aportan esas "vitaminas" que te reclama el día a día para sonreir al mundo y transmitirle nuestra fuerza, nuestra ilusión y nuestro ánimo para seguir construyendo el mundo, mejorando lo que está mal y llegar al podio de los triunfadores.

Cuando veo a mi mujer feliz y radiante, a mis cuatro hijos contagiar a todos con su sonrisa y alegría, y ahora a mi nieta recién nacida abrir sus ojitos mirándome como diciendo ¡hola abuelo! me confirma que Dios existe y que debemos ser agradecidos y generosos con quien nos rodea compartiendo la felicidad que recibimos.

 
 

Recuerda, puedes recibir cada nuevo artículo que se publique siguiéndome por email, haciéndote seguidor por cualquier red social o suscribiéndote por feeds.




Comentarios

  1. Lo mejor y lo mas bonito que he hecho en mi vida es casarme, habra momentos buenos y momentos malos pero los pasaré con la persona a la que quiero, mi marido.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta que así lo sientas. Apuesta por ello y a pesar de los posibles momentos malos, la felicidad vuestra triunfará.
    Gracias por tu comentario que sin duda es un mensaje muy positivo para quien tiene dudas.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario