Con una palanca moverás el mundo

Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo. Arquímedes se refería así a que la palanca es capaz de multiplicar la fuerza pudiendo levantar cualquier peso, siempre que encuentre un buen punto de apoyo.

¿Crees que la teoría de Arquímedes la podrías aplicar para conseguir tus propósitos? ¿Cuál podría ser la palanca, dónde está y cuáles los puntos de apoyo?

Arquímedes era muy listo, pero tú no encuentras ni el punto de apoyo ni la dichosa palanca. Y el caso es que esta ahí, muy cerca ti, más cerca de lo que tú te piensas.

La palanca eres tú mismo. Sí, ya te había dicho que la tenías muy cerca. ¿Qué pasa que tú no te ves capaz de mover el mundo? ¿Pero a que si sabes que puedes multiplicar tu fuerza? ¡Vale!, aunque no estoy hablando de fuerza física, está bien que me respondas que podrías multiplicar tu fuerza con entrenamiento. O sea que podríamos decir, que si nos proponemos algo y nos vamos preparando para ello, es muy posible que lo consigamos.

Pues claro, tú no naciste sabiendo andar, ¿verdad? ¡Oye!, ¿y comer? ¿Comías tú solito con la cuchara porque eras un fuera de serie? ¿Y qué me dices de andar? ¿Qué tal? ¿Ya corrías desde el primer día? ¿Y la bici qué? Sin ruedines ni nada.

Sí, ya veo que lo estás entendiendo, que algo tenía que ver con lo del entrenamiento y la preparación que comentabas, pero además y siguiendo el ejemplo de Arquímedes va a ser que tenemos que buscar puntos de apoyo para conseguir los objetivos que se pretenden. Y que nosotros mismos (esa maravillosa palanca) si la sumamos a unos puntos de apoyo adecuados, podríamos mover el mundo. ¡Efectivamente! Veo que lo has entendido.

Y la pregunta del millón. Lo de la palanca está claro que es uno mismo, ¿pero cuáles son esos puntos de apoyo? Pues son muchos y ten en cuenta que cuantos más sumes, el punto de apoyo será más sólido y consistente permitiéndote mover el mundo con mucha más facilidad, menor esfuerzo y mejores resultados.

Ya podrías tener una idea de cuáles son esos puntos de apoyo, porque aquí, en este blog, el podio de los triunfadores, que ante todo pretende que triunfes personalmente, familiarmente y laboralmente, hemos hablando bastante de ello como podrías repasar en los más de 80 artículos publicados. Pero no, no te voy a decir que te los leas todos, porque además me gusta recordarte las maravillas que tienes a tu alcance y que solo hace falta que las cojas para mover ese mundo fantástico que te espera.

Toma nota y consigue tus puntos de apoyo desde hoy mismo.

La ilusión, ¿Qué puedes hacer en la vida sin ilusión? El entusiasmo, ¿Si no te entusiasmas como vas a conseguirlo? El esfuerzo, Para llegar hay que empezar a caminar. La constancia. No vale con entrenar un día. La perseverancia. Tampoco vale dejarlo ante el primer tropiezo. La disciplina. Planificando, marcando objetivos y cumpliendo horarios. El empuje. No hay empuje si no hay valentía, coraje, determinación y propósito. Los valores. Son los que dan sentido a tu vida. La fe. Si no tienes fe, si no crees en tu proyecto, si no confías en ti mismo, ¿cómo vas a mover el mundo? La actitud. La suerte la creas tú mismo con tu actitud. La paciencia. Porque el cuadro de tu vida no se pinta en un día. Y por supuesto no te olvides de la formación, del conocimiento y de esos mentores que ahora podéis tener tan cerca en todas las redes sociales y que tanto valor os pueden aportar.

¡Ánimo!, el mundo es tuyo. El mundo está en tus manos. ¡Entrénate cada día!







Comentarios