¡Elígete a ti mismo!

¿De verdad piensas que van a venir a por ti? ¿Que alguien te va a elegir? ¿Y tú que has hecho para ello? ¿Has salido de tu madriguera? ¿Te has dejado ver? ¿Has llamado la atención? ¿Te has diferenciado en algo? Porque si no has hecho nada de esto, nadie sabe que existes. Porque escondido, esperando, buscando el momento, retrasando tu proyecto, manteniéndote en la indecisión, nadie va a venir a por ti, nadie te va a elegir, nadie sabe que existes.

¡Cierra tu paraguas ya! ¿Deja de esconderte ya! ¡Empieza a sobresalir ya! ¡Arriésgate ya! ¡Presenta tu proyecto ya! ¡Haz que te conozcan ya!

Tú tienes que elegirte a ti mismo. Yo quiero, yo voy a…, yo puedo. Si no te has elegido tú a ti mismo, ¿quién te va a elegir? Si tú no confías en ti mismo, ¿quién va a confiar? Si tú dudas de tu proyecto, ¿quién va a apostar por él?

¡Cierra tu paraguas y empieza a gritar! Que te escuchen. Que te conozcan. Que se te vea y que nada ni nadie te tape. Que tus ideas, tu voz y tu fuerza salgan al ring a ganar.

Decídete, no esperes que vengan a ti a elegirte, porque serán ellos los que se elijan primero a sí mismos; porque, además, nadie va a buscar donde no saben que existe algo diferente. Elígete a ti mismo y muestra quién eres, qué haces, qué sabes, cuáles son tus capacidades, tus cualidades, tus dones, tus conocimientos, tu sabiduría. ¡Sé valiente!

Lo que no se muestra no se ve.


Muchas gracias por estar aquí y no te olvides compartirlo, es importante y aporta granitos de arena para llenar el mundo de alegría y felicidad.

Puedes leer más artículos como este en mi libro, Cierra el paraguas y mójate




Comentarios