Mira más allá de lo que ves


¿Cuántas veces te ocurre que miras pero no ves, que buscas pero no encuentras, que formas imágenes que después no son, que imaginas pero te confundes, que construyes pensamientos que se deshacen ante la realidad, que los árboles no te dejan ver el bosque? En definitiva, ¿cuántas veces crees ver lo que no existe y que nunca va a existir? Te quedas ante la primera impresión y no te das cuenta que para descubrir lo que está escondido, lo que verdaderamente importa, hay que mirar más allá de lo que ves.

Porque lo que crees ver en esa persona, no está solamente en su ropa, en el puesto que ocupa, en el lugar donde nació, en esa queja que hizo un día o en su forma de peinarse. Si de verdad quieres conocer a esa persona, si te importan las personas, tendrás que mirar mucho más allá de lo que ves.

Porque te has hecho una imagen con lo que has oído, lo que te han contado y lo que se escucha en el murmullo de fondo. Si de verdad deseas tener una visión o una imagen clara, tendrás que abrir bien los ojos y los oídos, y sentir en tu interior lo que ellos perciben. Los murmullos y chismorreos son sólo murmullos y chismorreos. No quieras ver con lo que oyes, ni oír con lo que ves, porque tendrás que mirar mucho más allá de lo que ves.

Porque muchas veces crees ver lo que te van a decir y no das el paso, no avanzas, no hablas, no te arriesgas. Y tienes que mirar mucho más allá de lo que crees ver, porque si miraras mucho más allá, verías claramente tu objetivo saltando por encima de tus creencias hasta llegar a la realidad de tus sueños, proyectos u objetivos.

Porque creer que no lo puedes conseguir es ver solamente nubes, oscuridad y obstáculos, cuando en realidad los que han creído, han visto mucho más allá abrazando el éxito, el triunfo, el amor y la maravillosa luz que estaba al final del camino.

Porque ves solamente tus incapacidades o tus capacidades superficiales, sin descubrir el potencial que esconde tu interior. Pero si te analizaras profundamente y miraras mucho más de lo que ves, descubrirías tu verdadero yo con su fuerza, sus habilidades, sus conocimientos, destrezas, poder, actitudes y aptitudes. Capacidades ocultas que te pertenecen, que son tuyas, que son las que te hacen diferente, las que dejan tu propia huella, las que sorprenden.

Porque nunca sabrás lo que hay dentro si no miras más allá de lo que ves. Abre el envase, quita el envoltorio, abre la caja, abre la puerta, habla con él (ella), haz el viaje, lee el libro, escucha la música, prueba y saborea, descubre su interior, explora e investiga. Sólo así lo sabrás.

Porque miras mucho a los demás y no te ves a ti mismo. Y siempre y digo siempre, hay que mirar mucho más de lo que ves, porque cuando miramos más de lo que vemos, siempre entendemos mucho mejor lo que nuestros ojos creyeron ver sin profundizar en esa visión.

Porque cuando has plantado las semillas y no las ves crecer, abandonas. Y de lo que no te das cuenta es que tienen que germinar y que en el interior de la tierra, las raíces van creciendo segundo a segundo para que el fruto sea grande y fuerte. Mira siempre más allá de lo que ves, porque aunque no lo veas, el universo sigue trabajando para ti haciéndote crecer.

Porque no solamente brilla lo que la luz alumbra, sino también lo que la oscuridad esconde.

Muchas gracias por compartirlo.






Comentarios